miércoles, 13 de junio de 2012

¿Qué estaba buscando Colón?



Desde la reciente antigüedad de Griegos y Romanos, se ha hablado y escrito sobre contactos de viajeros extraviados del mar Mediterráneo con pobladores de lo que hoy llamamos América, posibilidad que Aristóteles, Platón y San Agustín, con diversos argumentos, siempre negaron. Aquellas son historias que se confunden con la leyenda, el mito y el tabú.
 
Un curioso libro,  El enigma de Colón, de Pedro de Frutos (1980), recoge algunos de esos relatos,  como la posible aventura de la Reina de Saba quien hacia el siglo X  a. de C., extraviada por una corriente marina, habría navegado por mar abierto hasta donde supuso era Japón.

 Agrega De Frutos que, quien fuera hubiese sido Colón, pudo haber leído en un libro de Tolomeo, astrónomo y geógrafo greco egipcio del siglo II, que

...la Tierra se divide en 24 horas de las que los antiguos conocían sólo quince, desde España hasta Asia


También pudo haber leído Colón en el Imago Mundi del Cardenal Pedro de Ailly en su siglo XV, que

El mar es pequeño entre los confines de España y el principio de la India...

Pero quizás haya sido Séneca, historiador y filósofo romano del siglo I quien con más visión de profeta anunció la existencia de otro continente; en su Medea lo predice así

Con el transcurso de los años perezosos, vendrán siglos en que el Océano rompa sus cadenas y aparezca, ingente, la superficie de la Tierra; en que Tetis (Diosa del mar), descubra nuevos orbes y no sea Thule (Islandia ) el término del Mundo...  


Para algunos, lo que Colón buscaba era el mismo legendario reino feliz descrito por Marco Polo años antes en sus viajes a Oriente. Pero quizá no,  lo que estaba buscando era el Tir nan Og, el paraíso de Bretones, Escoceses e Irlandeses. Juilene Osborne-Mcknight en su Leyenda Celta resume su significado, narrando que para los Celtas:

"Tir Nan Og es el País de la Eterna Juventud, el País de las Maravillas, Fuente de la Salvación, Isla de las Bendiciones, y lo ubican en una Isla Occidental.  Es un lugar donde no existe la muerte, la vejez, la enfermedad ni la tristeza.  Canciones, banquetes y bailes son sus diversiones, y el tiempo transcurre con tanta rapidez que cientos de años se confunden con unos días. Los celtas no temían a la muerte porque sus espíritus se iban al Tir Nan Og" (2000: Plaza & Janés)

No sólo el Tir Nan Og se habría situado en la América precolombina. En la Europa de entonces también situaban hacia Occidente las maravillosas islas de la Atlántida.  Era creencia generalizada que a pesar de su hundimiento, reportado por Platón en uno de sus Diálogos, algún resto debía subsistir, aunque el filósofo advirtió sobre los peligros del tenebroso mar de los sargazos, como una especie de esteros que lo circundarían.


Pero también estarían de este lado del estrecho de Gibraltar (¿o eran todos el mismo sitio con distinto nombre?) la mítica Isla de San Brandán, con el Paraíso de Adán y Eva que, tras el pecado original, se encontraría navegando a la deriva por el Océano y la Isla Antillia, hacia donde se rumoraba, habrían huído de una persecución mahometana siete obispos portugueses.

.....................................

Visit preColombia zibbet gallery to store the JPG file at your cloud for research or to print it yourself and frame for your atelier or gift to friends. 
Enter to preColombia Gallery



This Summer/winter gives Art+Technology+Hidden memories = Art-eBook...

To download a free sample of  The voices of Silence /  Las voces del silencio  to your eReader: iPad, Kindle Kobo or Smartphone 

enter to Samshwords or Read it OnLine 


         

viernes, 8 de junio de 2012

1491: América antes de Colón (Charles Mann)


No fue la tecnología del hierro unida al poder de la pólvora lo que derrotó a los indígenas en las guerras de conquista, sino la fuerza de enfermedades infecciosas.  Es una de la conclusiones del libro del periodista científico estadounidense Charles  Mann "1491: Nuevas Revelaciones sobre las Américas antes de Colón" (2005, Random House).

Recuerda el autor que se propuso escribir el libro porque su formación como periodista en temas científicos y su intuición de ambientalista le hicieron dudar de lo aprendido en la escuela secundaria, que "los indios vinieron a América a través del estrecho de Bering hace unos 12.000 años, que su llegada tuvo tan escaso impacto en su entorno que aún después de milenios de habitación el continente continuó en su mayoría en estado salvaje". No encontraba coherente, escribiendo sobre los avances en diversas ciencias, la imagen popular de un buen -o mal- salvaje, saltimbanqui cuasi desnudo sin desarrollo cultural. Es la misma disquisición de Karen Olsen,  arqueóloga de la Universidad de Cambridge,  en su libro Ancient South America (1994)

El periodista comienza con una mirada hacia su natal Nueva Inglaterra en el siglo XVII.  Él no está de acuerdo con la idea popular de que las tecnologías europeas eran superiores a las de los indios. Las armas de fuego fueron un buen ejemplo, eran vistas por los indios como nada más que "hacedoras de ruido", porque con ellas, a distancia, era difícil apuntar y acertar en un objetivo. Mann cita a un famoso colono,  John Smith quien señaló que "la terrible verdad ... es que no podía disparar tan lejos como una flecha podía volar."

La utilería indígena era superior en cosas aparentemente simples, como el calzado. Los mocasines, fueron mucho más cómodos y resistentes que las botas que usaban los europeos, y fueron preferidos por la mayoría de ellos debido a su suave acolchado que ofrecía además un acecho más silencioso en la guerra. Las canoas también son buen ejemplo, eran más rápidas y maniobrables que cualquier barco europeo pequeño. El uso del caballo se cree que fue una ventaja para los europeos, pero en muchos casos como los caminos empedrados o las montañas selváticas eran intransitables para los caballos.

Mann cita en su libro al antropólogo Henry F. Dobyns quien en la década de 1960 investiga los registros de la catedral central en Lima, Perú, y encuentra que tras la llegada de los europeos, se presenta una relación inusual entre enterramientos y bautizos:  "Desde la llegada de los españoles los indios murieron, en grandes números y con una increíble y creciente tasa de mortalidad". Al señalar el impacto social y cultural de las enfermedades infecciosas entre los nativos americanos, Dobyns inició el cambió en la forma como la América precolombina debía ser considerada:

"El imperio inca se derrumbó porque en el momento en que llegaron los europeos, la viruela y otras epidemias barrieron las ciudades, debido a la alta densidad de su población unida a la falta de inmunidad de los nativos frente a las enfermedades traídas de Eurasia." Dobyns concluyó que los indígenas "no fueron derrotados por el acero y los caballos, sino por la enfermedad y la traición"


--------------------------------------

Visit preColombia zibbet gallery to store the JPG file at your cloud for research or to print it yourself and frame for your atelier or gift to friends. 
Enter to preColombia Gallery



This Summer/winter gives Art+Technology+Hidden memories = Art-eBook...

To download a free sample of  The voices of Silence /  Las voces del silencio  to your eReader: iPad, Kindle Kobo or Smartphone 

enter to Samshwords or Read it OnLine 


         


sábado, 2 de junio de 2012

¿Esta historia tiene que reescribirse?



Hoy se duda sobre el paso a través del estrecho de Bering como el origen del poblamiento de América. Este descubrimiento arqueológico en la primera mitad del siglo xx significó un avance frente a las teorías del siglo xviii que veían a los nativos americanos como descendientes, hace unos 6.000 años, tanto de Egipcios como de Fenicios, Griegos o Romanos. Pero hoy se sabe, según Thomas Dillehay (The Settlement of the Americas, A New Prehistory: 2000) que los nativos de América son, no sólo más antiguos que cualquiera de estos pueblos o lugares, sino miles de años anteriores a esa migración. Aunque paradójico es encontrar en cerámica piezas que extrañamente recuerdan esas civilizaciones antiguas, particularmente en la zona arqueológica Tumaco.


El paso por el estrecho de Bering se dio hace algo más de 12.000 años antes del presente y se debió a que en las zonas polares los recursos para alimentación son mínimos, por lo que los nómadas que merodeaban el norte de Asia se habrían adentrado buscando fuentes de subsistencia, dispersándose así por todo el continente. En aquella época, gran parte del continente estaba poblado por una fauna hoy extinta de elefantes, camellos y otros mamíferos de gran tamaño.
Para el arqueólogo Tom Dillehay, muchos de los nuevos descubrimientos, en especial las evidencias arqueológicas de Sur América han levantado nuevas preguntas y conclusiones: que hubo múltiples migraciones tempranas hacia América, probablemente desde muchos puntos de Asia y desde otras latitudes; que hay evidencia proveniente de esqueletos humanos y de comparaciones genéticas en cuanto a que los grupos regionales fueron muy diferentes unos de otros, sugiriendo esto no solo tempranas diferencias culturales sino también biológicas.


Esto hace pensar que el rico mestizaje de América, con su enorme diversidad etnológica, no parece explicable sólo desde los procesos demográficos iniciados hace 500 años, cuando se nos dice habitaba aquí únicamente población mongoloide procedente de Asia por el estrecho de Bering, la que en el siglo xvi se habría cruzado con los caucásicos que arribaron en naves europeas, y luego con la población negroide que trajeron desde África violentamente como mercancía. Quizá ahora, cuando ya se ha trazado el mapa genético en el proyecto Genoma Humano, las nuevas técnicas de análisis del ADN ayuden a esclarecer más a fondo estos interrogantes.
Porque el ADN presente hoy en muchos nativos americanos difiere tanto de un grupo a otro, que un solo grupo ancestral parece improbable. Muchos estudios de Antropólogos que han hecho análisis molecular dice Dillehay, creen que la diversidad en ADN de la población nativa americana requiere una presencia humana que alcanza más de 25.000 años. Y agrega que liderados por Johanna Nichols, varios lingüistas hoy aseguran que únicamente un período de 30.000 años puede explicar la antigüedad y diversidad, así como las diferencias entre los lenguajes de los nativos de Sur América y Norte América.

.................................................
Visit preColombia zibbet gallery to store the JPG file at your cloud for research or to print it yourself and frame for your atelier or gift to friends. 


This Summer/winter gives Art+Technology+Hidden memories = Art-eBook...

To download a free sample of  The voices of Silence /  Las voces del silencio  to your eReader: iPad, Kindle Kobo or Smartphone 

enter to Samshwords or Read it OnLine